Archivos de Categoría: Sin categorizar

El estrés y su compleja danza de factores

La gestión positiva del estrés es un viaje de aventura y autoconocimiento fascinante. Como todo viaje, requiere de un equipaje muy preciso donde no falte nada esencial. Lo primero que necesitamos meter en la mochila es una definición clara del estrés. ¿Qué es eso del estrés del que todo el mundo habla? Si no sabemos […]

El estrés del emprendedor digital. Factores externos

El estrés del emprendedor digital Los factores externos   Entre las muchas razones que hay para tirarse al ruedo del emprendimiento, las mías se basaban en un factor de alejamiento y en otro de acercamiento: alejarme de un mercado laboral por cuenta ajena que desecha a los maduritos y los deja en el banquillo hasta […]

El estrés: el enemigo invisible con efectos visibles

En ningún momento de la historia se ha hablado tanto del estrés y sus circunstancias como en los tiempos presentes, sobre todo en el mundo occidental. Es un término omnipresente, un concepto de moda y un comodín médico ante síntomas inespecíficos y causas desconocidas. El estrés está en boca de todos: en los medios de […]

Autoestrés. Yo me lo guiso, yo me lo como

¡Vale! ¡De acuerdo! Asumo que tengo estrés, y no del bueno precisamente. ¿Por dónde empiezo? ¿Tiro de receta simple, de esas que se venden en farmacias, herbolarios, bares y medios de comunicación, o me arremango y comienzo una exploración exhaustiva para determinar las causas y factores en liza? Me decido por la segunda opción y, […]

El estrés y la falta de ética

No habrá paz para los malvados En este artículo voy a tratar de conectar el estrés con la falta de ética y moral. ¿Guardan estos conceptos algún tipo de relación? Sí, por supuesto. Partiendo del título de la película de Enrique Urbizu, “No habrá paz para los malvados”, se me ocurre tirar del hilo y […]

Ecualiza tu mente o reventarás de estrés

La alegría que proviene de la calma Dicen los meditadores budistas que de la calma brota naturalmente la alegría. Sin conservantes ni edulcorantes, sin necesidad de comprarla en centros comerciales o simularla con estupefacientes o litros de alcohol. Para que tu alegría se apoye en la esperanza, aunque aún no hayas conquistado la calma, te […]